7 errores que puede estar cometando GuíaInvest

¿Sabes cómo ahorrar dinero? En algún momento de la vida, muchas personas se enfrentan al deseo de guardar dinero, ya sea para invertir, sea para prevenirse, sea para realizar un sueño. Después de todo, todos estos objetivos, normalmente, cuestan caro.

Sin embargo, buena parte de estas personas no sabe cómo ahorrar o mantenerse ahorrando. Además, cometen deslizas que las atrapan y hasta pueden llevarlas a gastar las reservas existentes.

Sabiendo esto, enumeramos los principales errores que la gente comete cuando el asunto es cómo ahorrar dinero. ¡Continúe leyendo y echa un vistazo!

1. No tener metas

No saber el motivo de ahorrar es uno de los mayores factores que le impiden guardar dinero. Si no hay un objetivo, no hay motivación o razón lógica para ahorrar, lo que le lleva a gastar todo lo que sobra con cosas aleatorias y pasajeras, eliminando la posibilidad de mantenerse economizando y de construir una buena cantidad en el futuro.

Para mantener el foco y evitar gastos superfluos, hay que tener claridad de cuál será el resultado de la economía. Las metas pueden ser de corto, mediano y largo plazo: hacer un viaje, comprar un automóvil, un inmueble o complementar la jubilación.

A la vista del objetivo facilita la cuantificación de una estrategia para alcanzar el objetivo.

2. No hacer una inversión

Muchas personas empiezan a ahorrar, pero no se preocupan en aprender cómo invertir y acaban por no descubrir cómo esto puede ayudar a sus esfuerzos.

Invertir el dinero impide que se desvalorice y pierda el poder adquisitivo, además de potenciar y acelerar el resultado final. Incluso las pequeñas contribuciones se convierten en una cantidad cada vez mayor, más rápidamente, gracias a la magia de los intereses compuestos, de manera que el objetivo se alcanza mucho antes que si los valores sólo se guardan.

Cuando no se invierte, es fácil desanimar por la demora en conseguir una buena cantidad y perder el foco. Desistir de ahorrar y minar las reservas hasta el último centavo sin adquirir nada de valor real es lo que puede suceder.

3. No reservar una parte del salario cada mes

Muchas personas quieren ahorrar, pero no saben cómo guardar dinero, ahorra apenas lo que sobra del salario al final del mes, cuando deberían hacer exactamente lo contrario.

Al guardar solamente lo que sobra, no hay responsabilidad de que haya alguna cantidad al final del período, así, se gasta a toa y, si se queda, se guarda. Esto quita la consistencia de ahorrar y acaba desestimulando.

Cuando se destina una cantidad definida del salario cada mes, el escenario se invierte, existe un compromiso y es necesario ahorrar para cumplirlo, además de que las contribuciones constantes permiten predecir cuándo se alcanzará el objetivo de la inversión.

Reservar una parte del salario crea un hábito y hace que su sueño no tenga un plazo inalcanzable o aleatorio.

4. Utilizar la tarjeta sin límites

La tarjeta trae una falsa noción de poder adquisitivo y el hecho de que el comprador no sabe, con certeza, cuánto va a pagar, al final del mes, facilita la compra por impulso. Gracias a la ilusión de que el crédito forma parte de su salario, el comprador está sujeto a no tener condiciones de retirar el valor total de la factura, efectuar el valor mínimo y empeorar el perjuicio financiero.

Además de impedir los descuentos a la vista, el uso de la tarjeta acaba con la posibilidad de ahorrar, negociando el precio del producto. Las deudas generadas por la tarjeta evitan que sobre dinero y agota cualquier eventual reserva que el consumidor haya logrado construir.

5. No disponer de una reserva de emergencia

La reserva de emergencia, como el nombre ya dice, es un valor destinado específicamente a casos inesperados, sin afectar las inversiones y el nivel de vida actual.

Si usted tiene un objetivo y resuelve guardar una cantidad para realizarlo, sin embargo, no destina una parte para la reserva de emergencia, en el momento en que una situación que no fue planeada suceda, sus economías y, consecuentemente, sus sueños van por el agua abajo .

Una avería en el automóvil, el surgimiento de una enfermedad en un pariente, la quiebra de una empresa o un cierre involuntario en el empleo son imprevistos que necesitan una gran cantidad de dinero para ser contorneados. No prepararse para estas situaciones elimina cualquier posibilidad de ahorrar.

Por lo tanto, no tener una reserva de emergencia es un error que sólo se percibe cuando los gastos van más allá de su presupuesto y es inviable ahorrar sin poseerla.

6. Verse

Un gran error para quien desea ahorrar -y que está entre los más comunes- es la adopción de la cultura de ostentación.

Actualmente, las personas se han vuelto rehenes de las apariencias, principalmente en las redes sociales, lo que las lleva a vivir por encima de sus posibilidades financieras, de manera que compran objetos por el status que ellos pueden traer y no por su real utilidad.

Hay una necesidad en demostrar que no son humildes financieramente, y esa búsqueda por aceptación las lleva a enfocarse en el aparentar, no en el ser. Invierte más de lo que poseen en ropa de marca, accesorios caros, coches y motos de lujo, además de placer momentáneo, de forma que el saldo financiero desastroso, las deudas, el nombre sucio y la inestabilidad contrastan con la vida de apariencias.

El exhibicionismo impide ahorrar y, además de consumir el patrimonio presente, compromete las posibilidades para el futuro.

7. No buscar precios

Una de las maneras más simples de ahorrar, que es ignorada por muchas personas, es: buscar los precios de los productos que desea adquirir.

Es muy común que productos, incluso de pequeño valor, sufran una gran variación de precio de un establecimiento a otro, y con la posibilidad de adquirir productos de cualquier lugar del mundo por Internet, esas diferencias pueden ser aún mayores.

Las compras son necesarias en todo momento y no optar por las opciones más en cuenta trae un gran perjuicio a largo plazo: reduce el poder adquisitivo actual, la calidad de vida, el patrimonio y el confort que podríamos tener en el futuro, así como la posibilidad de reserva o inversión.

Muchas actitudes relacionadas con no reflexionar sobre el precio pueden destruir las economías de alguien, tales como: comprar sin pensar o comparar; adquirir lanzamientos en temporada alta, cuando son más caros; llevar un artículo sólo porque está en promoción, etc.

No buscar los mejores precios retira una de las mejores oportunidades que sobre algo al final del mes.

Ahorrar una cantidad por un largo plazo puede no parecer simple, pero con estos consejos, usted sabrá cómo ahorrar dinero sin cometer errores. Este conocimiento será de gran importancia para que usted dé un paso más en su camino hacia la libertad financiera.

¿Y ya sabes los mayores errores a la hora de ahorrar dinero? ¡No dejes a tus amigos sin conocerlos! ¡Comparta este contenido en las redes sociales!

Deja un comentario