Ciclos económicos, ¿como funcionan?

Como muchas cosas en la vida, la economía tiene sus ciclos económicos. La economía sube o baja dejándose llevar por esos ciclos económicos y la realidad es que impactan en nuestra vida diaria mucho más de lo que nos gustaría. Estos ciclos se producen por la ambición humana de crear y tener más… Si la humanidad se esforzara por conseguir una vida sostenible, los ciclos económicos no existirían. Sin embargo, nuestra naturaleza nos hace ser ambiciosos y en determinados casos llega a ser muy perjudicial.


Que es lo que hace que haya una crisis o haya una burbuja que crece constantemente en un sector? De nuevo la ambición sin precedentes. Queremos crecer más deprisa de lo que en realidad nos permite el mundo que nos rodea y eso provoca que se creen las famosas “burbujas”. Para entender el funcionamiento de los ciclos económicos, lo mejor es echar la vista atrás y ver cómo han evolucionado los distintos aspectos de la sociedad. Aunque esto pasa en todo el mundo, vamos a centrarnos en Europa y más concretamente en España.


La forma más clara de entender el ciclo económico y el funcionamiento de una burbuja es con el mercado inmobiliario. La burbuja “recientemente estallada” del mercado inmobiliario no es la primera vez que sucede. Ha ocurrido en muchísimos otros sectores y también en el propio inmobiliario. Debido a la creciente demanda de vivienda que hubo en España hace ya más de 10 años, se produjo un desequilibrio que provocaba que hubiera mucha demanda de población que quería (o podía) adquirir una oferta de vivienda que cada vez era más escasa. Este desequilibrio provoco dos cosas:



  1. Que los precios de la vivienda que había crecieran porque había muchos potenciales compradores

  2. Que las constructoras se pusieran a construir alocadamente para saciar la demanda de las viviendas.

Como el precio de la vivienda crecía año tras año, esto provoco que mucha gente se endeudase más de lo que realmente podía debido a la falsa seguridad de que su dinero estaría protegido debido a que siempre podría vender esa vivienda por mucho más de lo que costó.


Ya en 2005 los precios eran exageradamente desorbitados… ya no podías comprarte un piso sin endeudarte exageradamente y aun así nadie lo vio venir? Lo cierto es que “a toro pasado” es muy fácil analizar la situación, pero en ese momento era muy difícil de ver lo que estaba por venir, al menos para la gente con poca información financiera.


Este tipo de “bucles” económicos pasan año tras año en distintos sectores. El problema está cuando estos ciclos económicos convergen entre si y provocan grandes cambios en nuestras vidas diarias. La actual crisis Española es el resultado de una parte baja del ciclo económico. Veníamos de muchas subidas en todos los aspectos económicos posibles, pero no dimos tiempo a estabilizarnos y antes de asumir un nivel ya estábamos construyendo el siguiente. Si fuéramos pacientes y crecíamos de forma responsable y sostenible, probablemente los ciclos económicos se suavizarían y no serían tan críticos como lo está siendo este último.


Distribución de fases en los ciclos económicos.


Cuando miramos nuestra historia, vemos miles de ejemplos de ciclos económicos. Algunos de estos ciclos son cortos, pero la mayoría de ciclos económicos se producen a muy largo plazo de manera que es aún más complicado, para el ciudadano de a pie, identificar ese ciclo.


Cuando hablamos de los ciclos económicos a nivel “macro” nos referimos a aquellos ciclos que afectan en mayor o menor grado a todos los sectores de una sociedad. Estos ciclos pueden durar desde 10 hasta 100 años en completar todas sus fases, pero de un modo u otro se cumplirán, así que debemos saber identificarlos.


En los ciclos económicos tenemos distintas fases que pueden englobarse en cuatro conceptos muy sencillos; crecimiento, euforia, decrecimiento, suelo. Estas fases pueden aplicarse a sectores concretos (microciclos) o a sectores más globales (macrociclos). Veamos cómo influyen las fases en el marco “macro económico”:


Durante la fase de crecimiento de una sociedad, se genera empleo, hay oferta de trabajo, mejoran las condiciones laborales, disminuye la tasa de paro, crece el PIB anualmente, etc… Es durante esta fase cuando la sociedad está creciendo adecuadamente y desarrolla los mecanismos necesarios para ir aumentando poco a poco su economía.


Después de la fase de crecimiento, se suele producir la fase de euforia. Cuando una sociedad lleva un determinado tiempo en constante crecimiento, se empieza a confiar. Los especuladores empiezan a invertir en sectores que creen que van a crecer de forma que cada vez se crea más “producto” por lo que finalmente termina por haber más producto del necesario y el consumidor se ve sobrepasado. Es durante esta fase cuando la economía toca “techo” debido a un crecimiento poco natural e inadecuado. Un ejemplo muy sencillo que se traslada a muchos sectores lo podemos ver en el sector industrial. Una fábrica de coches empieza a producir más vehículos teniendo en cuenta un crecimiento de la demanda exponencial. Esto crea más puestos de trabajos mientras dure la fase de euforia, pero finalmente se producirá un momento en que el mercado de coches se saturará y pasaremos a la siguiente fase del ciclo.


El decrecimiento es el resultado de una euforia descontrolada. La sobreproducción provoca sobre stock. Las empresas han generado más de lo que pueden vender y se dan cuenta a l no poder vender su producto. Los costes se elevan debido a la falta de beneficio y finalmente empiezan a reducir marchas para adaptarse a la nueva realidad. Esto provoca despidos, recortes en empresas y demás ajustes para poder adaptarse correctamente. El aumento de paro, la disminución de sueldos y la falta de trabajo acaban siendo el “pan de cada día”. La fase de decrecimiento es muy dura para toda la sociedad ya que obliga a adaptarse a una nueva situación mucho más complicada que la anterior y llega a provocar reales desastres en las economías más pequeñas. Durante el decrecimiento es cuando debemos tener más cuidado de nuestros gastos ya que será cuando más nos costara ahorrar.


Finalmente se produce una fase de suelo. Durante el decrecimiento se regula la oferta y la demanda y poco a poco empieza a crecer la demanda de la población. Esto es debido a que durante el decrecimiento se ha reducido la oferta (incluso estancado) por lo que finalmente existe un equilibrio entre oferta y demanda que provoca un crecimiento posterior.


 


Velocidad de cambio entre fases.


Las distintas fases de los ciclos económicos se repiten hasta la saciedad, pero la cantidad de tiempo que dura una fase respecto a los ciclos económicos anteriores puede variar muchísimo. Realmente lo que suele marcar el tiempo de una fase son sus fases inmediatas anteriores. Nadie se acuerda de las fases de los ciclos de hace 100 años, pero todo el mundo tiene presente hoy en día, la fase que vivió hace unos años. Todos recordamos la fase de crecimiento y euforia de hace apenas 10-15 años y tampoco es difícil reconocer la fase de decrecimiento. Pero la duda que todos tenemos es; Realmente estamos en la fase de suelo?


Para responder a esa pregunta, primero debemos hacer una aclaración. Existen fases dentro de las fases… Es decir, dentro de una fase de decrecimiento puede haber una fase suelo para luego seguir con la misma fase de decrecimiento. Esto provoca falsas expectativas y puede llegar a provocar que tomemos decisiones erróneas. En nuestra situación actual, después de algunos años de decrecimiento, realmente estamos en la fase de suelo? Podemos decir que ahora ira todo para arriba?


Como prever los ciclos económicos y sus fases.


Ver el futuro es imposible… por lo que nada de lo que digamos aquí, nada de lo que leamos por ahí, o nada que nos digan será 100 por 100 cierto hasta que ocurra. No existe una única respuesta para todo, lo que sí que existe es una seria de predicciones que pueden estar más o menos fundamentadas.


Es más fácil prever que sucederá en un sector determinado que no en toda la economía, así por ejemplo es más sencillo hacer predicciones sobre lo que pasará con el mercado inmobiliario concreto. La situación actual es muy clara, hay una sobreoferta de pisos, pocos compradores y poco dinero para comprar esos pisos.


No obstante, los últimos años ya hemos visto un estancamiento en este aspecto, por lo que poco a poco ese stock de pisos irá bajando. El precio de la vivienda se mantendrá igual mientras se mantenga el flujo de venta lento pero constante, pero en el momento que el flujo de venta suba (más compradores), el precio de la vivienda subirá. El hecho de haber vivido una crisis considerablemente dura, hará que los compradores se lo piensen mucho antes deCiclos económicosmeterse en nuevas hipotecas por lo que la fase de crecimiento será mucho más lenta y paulatina que la anterior. En los próximos 10 años no veremos “locuras” como las que vivimos en 2005 o 2006 (fase de euforia) pero sí que veremos una fase de crecimiento lenta y prolongada.


Por desgracia, una vez pase la fase de crecimiento volveremos a la fase de euforia…. Y más nos valdrá estar atentos a ella. Si las cosas se aceleran demasiado (subidas muy fuertes) más nos valdrá evitar entrar en esa espiral.


Resumiendo:


Los ciclos económicos tienen cuatro fases:



  • Crecimiento

  • Euforia

  • Decrecimiento

  • Suelo

  • La duración de cada fase depende de sus anteriores y del impacto que tuvieron en la población.

  • Prever las fases es casi imposible pero identificar la fase actual y reflexionar sobre la futura es factible y debe hacerse constantemente.

Personalmente creo que estamos en la fase suelo y que aún no hemos entrado en la fase de crecimiento. Durante estos años (y durante alguno más) veremos subidas y bajadas leves y poco a poco empezaremos con la fase de crecimiento. Creo que es un buen momento para comprar vivienda si es lo que buscamos, pero eso es una opinión personal y cada uno debe formar la suya propia.


Como siempre, si te ha sido de utilidad o te ha sido interesante este artículo, por favor compártelo en las redes sociales que ya sabes que ayuda mucho a esta web, gracias! ;-).