Demanda alta de acciones ¿Qué ocurre con su precio en el mercado?

El mercado de acciones en algunas ocasiones se comporta de manera caprichosa, por momentos hay una demanda alta de acciones y en otras, hay pocos inversores.

Estos movimientos fluctuantes en la oferta y demanda son uno de los responsables en las modificaciones en el precio de un activo.

Como norma general, a mayor demanda, el precio de un bien o acción se incrementa, en cambio, cuando decrece su precio también disminuye.

Esto se conoce como “fuerza del mercado” y es uno de los reguladores naturales de la bolsa de valores.

¿Por qué la demanda alta de acciones incrementa su valor?

Cuando hay más personas que quieren comprar una acción, en lugar de venderla, su precio sube. Esto se debe a que es más difícil adquirirla, porque hay poca oferta.

En el caso contrario, cuando hay muchos vendedores y pocos compradores, el precio disminuye para hacer el bien más atractivo.

No es sencillo predecir cuándo se tendrá una demanda alta de acciones o cuando los inversores no sentirán interés.

Normalmente estas fluctuaciones se deben a las noticias que circulan sobre una empresa, que son las que generan una opinión positiva o negativa en el público.

El precio de una acción no es el precio de la empresa

Es común que se confunda el precio de una acción con el valor de una empresa, sin embargo, este no es un parámetro real.

Si una empresa cotiza 150€ por acción y tiene un millón de acciones circulando, su valor es menor que el de aquella que cotice a 50€, pero cuya circulación sea de 5 millones de acciones.

El dinero que circula en la primera es de 150 millones, mientras que en la segunda es de 250 millones.

En resumen, la demanda alta de acciones indica que los inversores consideran que la empresa vale la pena, pero su precio no determina el valor total de la misma.