Productos dónde podemos invertir nuestro dinero

Las acciones

Si paras a alguien por la calle para hacerle la pregunta de qué es una acción, más o menos acertadamente sabrá contestarte. Por norma general la mayoría de las personas creen que la bolsa son acciones. No pueden imaginar que estas sean uno de los tantos productos financieros que se manejan en bolsa. Pero por ser precisamente uno de los productos más conocidos vamos a detenernos en ellas desglosándolas paso a paso:

El capital de una empresa está dividido en acciones y la persona que posee acciones de esa empresa es un accionista.

El accionista adquiere unos derechos desde el mismo momento de la adquisición de éstas y puede:

  • Participar en las ampliaciones de capital de la empresa.
  • Asistir a las juntas de accionistas.
  • Recibir los dividendos (beneficios que la empresa reparte entre sus accionistas).
  • Votar en la junta general de accionistas (cuando el número de acciones da el derecho).
  • Recibir parte del patrimonio resultante si se liquida la empresa.

Todas las acciones pertenezcan a quien pertenezcan, tienen el mismo valor individual aunque la empresa podría aumentar el número de acciones mediante ampliación de capital o podría disminuirlas con amortizaciones de auto cartera.

Cuando compras acciones bien a través de tu banco o mediante tu intermediario financiero, se te suele indicar que tipo de acción adquiriste (ordinaria, preferente, nominativa…), el precio al que la compraste, los gastos que te ha supuesto la compra y el importe total que tienes que abonar tras la finalización de la operación.

Cada día se negocian millones de acciones en los mercados.

Mientras escribo este apartado observo la cotización de las acciones del el mercado español y concretamente las del Ibex 35.

En el siguiente gráfico podemos observar los valores cotizados en el Ibex 35 incluido el valor del índice. El primero muestra como cerró la sesión ese valor.

Luego vienen relacionados el resto de valores por orden alfabético. En cada línea y leyendo de izquierda a derecha podemos observar en primer lugar el último cruce después del cierre de la sesión a las 17.35 de la tarde tras la subasta, a continuación vemos la diferencia con el  día  anterior (si lleva una flecha hacia abajo se han producido pérdidas; si se representa con la flecha hacia arriba han existido ganancias).

El cierre del día anterior se observa en la columna «ayer». También encontramos las columnas de máximo y el mínimo de la jornada y el volumen que se ha producido, es decir, cuántos títulos se han intercambiado de manos. Por ejemplo observamos que en Acciona, su último cruce fue de 68,17 euros por acción y ganó un 2,51% en relación al día anterior.

Para que una empresa cotice en bolsa tiene que cumplir unos parámetros que en España, controla la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

A nosotros como inversores nos conviene que la CNMV controle a las empresas del Ibex 35 mercado continuo, ya que estas están obligadas por ley a dar sus resultados cada tres meses y al año a auditar sus cuentas. Ello nos ayudará para realizar nuestro análisis fundamental y valorar donde nos conviene invertir nuestro dinero.

Los fundadores de la empresa intentan mantener el control de la misma quedándose con un paquete grande de acciones, pero otro paquete queda libre en el mercado para ser comprado y vendido, lo que se conoce como «free-float».

Este paquete sale a bolsa con una OPV, o lo que es lo mismo una oferta pública de venta, o una OPS, oferta pública de suscripción.

En el banco te aconsejarán que compres tal o cual acción; dicho consejo será o no correcto, pero no te dejes llevar por la campañas de marketing que tengan por objeto la colocación de acciones en el mercado.

Determinadas empresas tienen como política retribuir a sus accionistas mediante dividendos, cuestión que para un inversor moderado produce un interés de compra sobre el valor.

El único problema es que las cantidades que se pagan a los inversores, se descuenta al resto de los accionistas. Con esta jugada tras el pago, la compañía baja su precio de cotización en el mercado en la misma proporción del valor de la retribución que ha realizado.

Por ello el inversor moderado no solo debe analizar si la compañía paga un alto dividendo, sino también si ésta será capaz de recuperar de forma rápida el valor por acción al que compramos.

Cuando compres acciones revisa los gastos que conlleva la compra. Busca siempre un intermediario financiero que trabaje en tiempo real, que sea asequible telefónicamente y que sea un especialista (si aún no eres muy experto en la materia).

Recuerda negociar las comisiones. No es igual la comisión para una inversión de 300.000 € en acciones que para una de 1.000 € por ejemplo.

Ten en cuenta además de la comisión, los gastos que se generan y los impuestos que tienes que liquidar a hacienda.

Ten también presente que existe  otro mundo fuera de España, con otros intermediarios financieros que llevan trabajando en bolsa más tiempo que nosotros. Sus comisiones a veces llegan a ser ridículas. Tal vez te interese un broker americano.

Si te decides por un intermediario americano recuerda que es muy importante que sea fácil de contactar con él mediante Skype o vía teléfono y que hable castellano si tú no dominas el idioma inglés.

Sabías que…

Existen personas que en nuestro propio país que, han hecho grandes fortunas invirtiendo principalmente en acciones.

Uno de estos casos y tal vez el más asombroso es el de Ram Bhavnani. Este hombre que sin apenas estudios ha ganado más de 600 millones de euros invirtiendo en bolsa.

Llegó a nuestro país (concretamente a Canarias) desde la India para dar un giro a su vida Comenzó a trabajar en la empresa textil propiedad de su suegro y desde el año 1983 comenzó a adquirir acciones de distintas entidades. Tras conseguir el número de acciones necesarias se sentó en el consejo de administración del Banco Zaragozano. Fue su segundo mayor accionista después de los Albertos. Su presencia en la entidad provocó grandes suspicacias pues no se explicaba quién era aquel hombre que sin educación financiera era capaz de con tanta humildad de presentarles cara.

Tras la absorción del Banco Zaragozano por Barclays Bank, traspasó su capital a Bankinter donde llegó a ser el tercer mayor accionista.

Su libro «Los secretos para ganar dinero en la bolsa» fue uno de los primeros libros que leí, siguiendo siempre el consejo que decía mi padre: «copia a los que como tú salieron de la nada, y llegaron a la cima».

Quién sabe, tal vez tú puedas sentarte en el consejo de administración de una gran empresa. Si él pudo, ¿Por qué no podrías hacerlo tú?