¿Qué es mejor invertir en renta fija o variable?

Lo primero que necesitas hacer es tener presente el riesgo que estés dispuesto a asumir ya que este factor marcará las directrices de la estrategia inversora. ¿Qué modelo de inversor eres? ¿Estás dispuesto a un ranking de volatilidad de un 100%? o por el contrario de un 20%?

Inversión en renta fija

La rentabilidad fija ayuda a los inversores más conservadores por lo que representa poca rentabilidad y una mayor estabilidad. Pero, de nada servirá obtener una rentabilidad inferior a la inflación, aunque no represente riesgo alguno en términos reales de estándares, asumiendo las pérdidas.

El riesgo de inflación siempre está presente por lo que toda inversión debe tratar de superarlo. Por eso para determinar la rentabilidad que no ofrece la renta fija. Es necesario prestar atención a los tipos de intereses oficiales ya que estos a su vez, se establecen en función de la inflación. Esta es una excelente herramienta para el control inflacionario.

Por lo general en los momentos en los que los intereses se encuentran bajos. Los activos de renta fija no cuentan con la posibilidad de ofrecer buenos rendimientos y viceversa. Para conseguir rentabilidades superiores a la inflación es necesario jugar con ciertas variables como, por ejemplo:

  1. Seleccionar activos de renta fija con capacidades de mayor riesgo de crédito (inversores con menor capacidad de solvencia y/o mayor riesgo de impago).
  1. Adquirir activos de renta fija de mayor capacidad de duración (más sensibles a las fluctuaciones de modelos de intereses y/o cambios en la inflación).
  1. Incorpora a tu cartera de renta fija ciertos activos de renta variable.

Inversión en renta variable 

El enemigo número (1) de la renta fija es la inflación, aparte de que, (se materializa el riesgo de crédito y el emisor incumple ciertas obligaciones de pago). Asumiendo que el IPC se encuentre alrededor de un 2% actualmente. Invertir en activos de renta fija que rindan aproximadamente un 3% anual. ¿Qué pasaría si la inflación sube por encima o hasta el 3%?

Sencillamente obtendrías una rentabilidad real nula. Los activos de renta variable, por el contrario, son menos delicados y sensibles a la inflación. Las acciones son concebidas como las partes del capital de una compañía y esta empresa cuenta con activos reales (en mayor o menor medida) los cuales son inmunes a los cambios inflacionarios.

Aunque siempre dependerá de la empresa por sí misma y el sector económico en que se desenvuelva. Ya que las acciones no se dejan intimidar de ninguna manera por una subida de precios.